Recorriendo las calles...

lunes, 31 de marzo de 2008

Sois lo que no está escrito... o no quiero escribir

Que nadie me haya comentado la última entrada con lo que me la curré... felicitando a todo el mundo... Ya os vale... en serio. Pa echaros. Hoy no os voy a dar ni beso ni nada, os jodéis. Malajes.

Hoy quiero felicitar, aunque el cumpleaños sea el 2 de abril, a la Merchi, que nos abandonó para irse a los Madriles este año a continuar con su formación periodística. Qué decir de esta niña que se la quiere una jartá y a la que nunca se dejará de querer porque es uno de esos regalitos que te lo traen sin que te esperes llevándote una gran sorpresa.

Aún recuerdo esos primeros días en los que te vi por la residencia sevillana de Santa Ana en los que me dio un "esta niña me da a mí que...". No sé, una de esas cosas que te pasan en determinados momentos y con determinadas personas que conoces y crees que llevas toda la vida al lado de ella. Es genial sentir eso, y sino lo habéis sentido... ya os pasará, porque pasa, no es ninguna leyenda.

Muchos momentos preciosos, "La vige" jajaja, cómo recuerdo ese acento tuyo cordobés cerrao cerrao pero precioso. Y tus ojos, llenos de expresividad en los que adentrándote un poco en ellos parece que te adentras también en tus sentimientos y en lo que pasa por esa cabecita revoltosa que tienes.

Pues eso niña, que felicidades, que te quiero mucho, mucho, mucho. Y no me cambies... sobre todo eso, vale? (es que me encanta como sales en la foto que he puesto... y como aún no te he visto conducir tu todoterreno... jajajaja)

------------

Ahora bueno, comentaros la semana. La cosa estuvo tranquilita hasta que el viernes llegó Patrice (mi cuñao) con Nicolás (su pastelero) y el hijo de éste (Lucas, más monooo, de cinco añitos jiji). También llegó Blanca con sus compis de piso. Un finde genial... el viernes fuimos a tomarnos algo a Belleville, donde vi por primera vez a Rodrigo desde que estoy en París. El sábado fuimos al cumple de Alberto, que fue una fiesta antológica (mirar el flog) y el domingo, entre cambios de hora, de resaca, etc... fuimos a cenar al barrio de Bego con las niñas de Granada. Patrice también se vino, y muy bien, una gran jartadura de comer (qué ensalada, Dios de mi vida jajaja). Luego a casa de Mikel donde, por iniciativa de Paco (un chaval que está de beca de la Caja de Arquitectos en el estudio de Jean Nouvel), tuve que retar a Mikel a un partido del Pro. Si no me ganaba, Mikel le daba a paco una caja de cervezas... pero como me encuentro desentrenada por el tema de que ya no tengo la PSP y no juego desde noviembre... pues me ganó, pero por 1-0 solo ehhh. Jajajaja.

Y bueno... esta semana a ver lo que trae. Por lo pronto, el sábado, fiesta en lo de Mikel. La Bego se nos va, pero viene la Paqui, que se fue a las Valencias a hacer exámenes... Paquiiii, qué de menos te hemos echadooo.

Pues lo dicho, que no os doy besos ni ná, porque sois tos unos malajes.

Me ha dolido.

Malajes.

Fla.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

sigue asi peque, no comentamos nada porque nos quedamos sin palabras con tu maravilloso blog, Muchos besitos

tony dijo...

q ekipo te cogiste al pro flaa??? l'olympique de marseille??? xddd ahí allí también tanta fiebre por el pro kiya?

Mercedes dijo...

Gracias por escribir ese momentario. No he podido escribirte antes porque en esta universidad el ritmo es frenético (hay días en los que tengo 10 horas de clase) pero no he parado de acordarme de que tenía que contestarte, porque realmente me apetecía.
Creo que este año ambas estamos viviendo una situación más dura que la del año pasado pero, también creo, ha hecho que recuperemos al máximo esa magia que sentimos al conocernos y eso me encanta.
Un besito amiga.